Internacionales

Crítica: “Dune: Part Two” una historia que se comienza a desarrollar

El tiempo pasa volando. Sin darme cuenta “Dune” salió hace tres años, en el 2021, recuerdo haberla visto en el cine y realmente no me gustó, pero a la vez, reconozco que es una obra que termina prometiéndome una segunda parte muy emocionante y buena, solo que aquella no me parece que lo es y cuando vi que por fin estrenó “Dune: Part Two” me di la tarea de revisitar aquella primera entrega. Esta vez la vi con mi esposa, en casa, relajados y sin esperar nada. Era la primera vez que ella la veía y para mi sorpresa, casi ni la pudo terminar y a mi se me hizo eterna, solo es esa última media hora que promete que pasará algo, pero se acaba. Con ese bajón emocional me di la tarea de ir a ver “Dune: Part Two” en una pantalla grande, como se aprovechan realmente este tipo de películas.

“Dune: Part Two” es la más reciente película de Dennis Villeneuve del 2024. Una secuela que estuvimos esperando por tres años y sigue la adaptación del libro homónimo de Frank Herbert y que se rumora que probablemente tendremos una adaptación del siguiente libro de la saga: Dune Messiah.

Es emocionante ir a ver estas grandes obras de la ciencia ficción. Esa emoción del público con ganas de ir al cine y vivir la experiencia del cine en una pantalla grande es genial. No podía dejar la oportunidad de ver “Dune: Part Two” en grande y así fue, tomándola casi en su última semana en cartelera porque la vida se me ha puesto por delante, lo bueno es que me gusta ir al cine con la sala vacía.

La historia de “Dune: Part Two” empieza justo donde termina la anterior. Paul Atreides (Timotheé Chalamet “Ladybird”, “The French Dispatch”) y su madre, Lady Jessica (Rebecca Ferguson“Doctor Sleep”, “The Greatest Showman”), conociendo a los fremen y en camino a conocer la vida y los secretos del desierto luego de la destrucción total de la casa Atreides en Arrakis. A diferencia de la anterior película en la que fue en su mayoría exposición política de la situación de Arrakis, el spice, esta vez nos enfocamos en la profecía del elegido o como los Fremen lo conocen: Lisan Al Gaib y el impacto que este tiene sobre los Fremen. Y es que se comienza a revelar que esta fue una profecía plantada por las Bene Gesserit, un culto de mujeres con poderes que influyen en la galaxia o algo así. Así que se intuye que la base religiosa de los Fremen es una construcción política más que una profecía real o una señal del destino. También se vuelve interesante el ver que tan real y que tan construída es esta profecía porque comienzan a pasar cosas que no se pueden explicar.

Lo que me apega más a esta entrega que la anterior es justamente ese enfoque de construcción religiosa que tiene al contrario de la anterior que se sentía más política, que aunque, en la segunda parte tengamos fuertes tonos políticos, estos logran entrelazarse mejor con las profecías y creencias de los habitantes del desierto.El poder ver el poder que tiene el acto de creer en una profecía o en una religión y como esto construye la sociedad es el punto fuerte del filme. Aunque es un poco extraño como los fremen son claramente inspirados por las culturas del medio oriente y el personaje salvador o héroe luce como un norteamericano cualquiera. Da esa sensación de historia de salvador blanco.

De igual manera me parece fascinante la manera en la que un pueblo es capaz de ir a la guerra y dar sus vidas por una profecía, en este caso se muestra cómo para algunos esto es una guerra santa de un pueblo liderado por el Lisan Al Gaib y para el bando contrario no es más que una guerra política más por controlar los medios de producción. Es cuestión de perspectiva y esa es una de las cosas más ricas que deja esta película y esta historia. 

Si “Dune: Part Two” no los agarra por su historia o sus temáticas, los agarrará por sus efectos visuales y espectacular fotografía. Con lo que me quedo son esos planos épicos generales que hacen que los personajes en el desierto se sientan como pequeñas hormigas en un lugar en el que no pertenecen y es casi inhabitable o el efecto totalmente contrario, ver a estos pequeños personajes convertirse en los reyes del desierto, como si ellos fueran parte de la arena y de las dunas. Más allá hay cosas interesantes como ver a Feyd-Rautha (Austin Butler “The Dead Dont Die”, “Once Upon a Time in Hollywood”) en su planeta donde por alguna razón todo es blanco y negro, peleando y matando gente por diversión. Es un manjar visual, pero al final siento que no aporta mucho a la narrativa.

Si fuera por mi, recomendaría ir a ver “Dune: Part Two” en el cine en la pantalla más grande posible y la primera película pueden saltarla o verse un resumen. Ahora es que comienza lo bueno y estoy emocionado por si se hace alguna vez la tercera parte porque promete bastante y probablemente tengamos que esperar un buen par de años más. En medio de la espera me gustaría ver otras películas más pequeñas de Villeneuve como “Arrival” o “Sicario” y que no se deje engullir totalmente por el cine masivo de sagas y secuelas.


Calificación

Trailer:

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button